23,5º / Máquinas simples
2018. Valencia, España.
 

La propuesta consiste en unas leves intervenciones que ocurren en las zonas ajardinadas del campus. Son varias modificaciones de la superficie del césped. Se trata de planos inclinados constituidos por tierra compactada recubierta de césped que pueden verse como dispositivos que invitan al reposo y a la observación. Esta alteración del terreno forma un ángulo de 23.5 grados, el mismo ángulo que la inclinación de la Tierra respecto al plano de traslación alrededor del Sol.

El título de Máquina simple responde a los artefactos más sencillos que operan en mecánica para incrementar una fuerza. El término alude a las seis máquinas simples clásicas clasificadas en el Renacimiento: la palanca, el torno, la polea, la cuña, el tornillo y el plano inclinado.

La posición relativa de la tierra y los estudios generales de física remiten a dos maneras de concebir el espacio respecto a nuestro cuerpo, remotos y cercanos, mínimos y cósmicos, generales y particulares. La intervención pretende resituar nuestros cuerpos, saltando de la escala humana a la cósmica y volviendo atrás, al reposo cotidiano del estudiante. Enajenar por un momento la normalidad de la gravedad, de nuestro arriba y abajo, de la hierba que crece hacia arriba en ángulo recto, aludiendo a otras posiciones posibles y reubicando nuestro cuerpo en ese jardín, haciendo relativa nuestra posición. Romper el equilibrio en un grado minúsculo con respecto a la gravitación, la aceleración y otras fuerzas que afectan a nuestra posición y movimiento.